MontañMountainros en el Everest

BIO Place Photography Stadistics History RSS

BIO

::::: Efectos de la edad, el sexo, la experiencia
y el hacinamiento en las tasas de éxito y muerte
:::::

Autores Raymond B. Huey, Cody Carroll, Richard Salisbury, y Jane - Ling Wang.
Traduc. Juan pablo Sarjanovich.
 

Resumen

El monte Everest es un entorno extremo para los humanos. Sin embargo, cientos de montañeros intentan llegar a la cima del Everest cada año. En un estudio anterior, analizamos los datos de las entrevistas de todos los escaladores (2211) que realizaron su primer intento en el Everest durante 1990 - 2005. Las probabilidades de llegar a la cima fueron similares para hombres y mujeres, disminuyeron progresivamente para los escaladores de 40 años o más, pero fueron elevadas para los escaladores con experiencia en escalada en Nepal. Las probabilidades de morir también fueron similares para hombres y mujeres, aumentaron para los escaladores de 60 años o más (especialmente para los pocos que habían alcanzado la cima) y fueron independientes de la experiencia. Desde 2005, muchos más escaladores (3.620) han intentado el Everest. Aquí, nuestro objetivo principal es cuantificar los patrones recientes de éxito y muerte y evaluar los cambios a lo largo del tiempo. Además, investigamos si los patrones se relacionan con covariables sociodemográficas clave (edad, sexo, país de acogida, experiencia previa). Los escaladores recientes fueron más diversos tanto en género (mujeres = 14,6% frente a 9,1% para 1990 - 2005) como en edad (escaladores ≥ 40 = 54,1% frente a 38,7%). Sorprendentemente, los escaladores recientes de ambos sexos tenían casi el doble de probabilidades de llegar a la cima, y un poco menos de probabilidades de morir, que los escaladores comparables en la encuesta anterior. Los cambios temporales pueden reflejar una mejor predicción del tiempo, la instalación de cuerdas fijas en gran parte de la ruta y el equipo logístico y la experiencia acumulada. Agregamos dos nuevos análisis. La probabilidad de morir por enfermedad y no traumatismos (p. Ej., Enfermedad de gran altitud, hipotermia), en relación con morir por caída o por "peligros objetivos" (avalancha, caída de rocas o hielo), aumenta marginalmente con la edad. El hacinamiento reciente durante los intentos de cumbre fue cuatro veces mayor que en la muestra anterior, pero sorprendentemente el hacinamiento no tiene un efecto evidente sobre el éxito o la muerte durante los intentos de cumbre. Nuestros resultados muestran a los futuros escaladores sus probabilidades actuales de éxito y de muerte, así como también informan a los gobiernos de Nepal y China de las consecuencias para la seguridad y los impactos económicos de las restricciones debatidas periódicamente en función de la edad y la experiencia del escalador.

Introducción

Ha pasado casi un siglo desde que los montañeros comenzaron a realizar intentos a gran escala para escalar el Monte Everest (8850 m) en 1922 [1]. El primer ascenso finalmente se realizó en 1953 [2], y 4.346 han alcanzado la cima hasta la primavera de 2019. Aunque el Everest ya no es un logro único , muchos montañistas todavía ven al Everest como el campo de pruebas definitivo para la aventura en grandes alturas. Muchos de sus intentos y desastres han sido narrados y debatidos en libros, películas, televisión y otros medios. Sin embargo, las tasas reales de éxito y de muerte, así como si esas tasas han cambiado con el tiempo, rara vez se han cuantificado (a continuación); y los que lo han hecho a veces lo calculan incorrectamente [ver cuadro 3]. Los datos estadísticos precisos informan no solo a los posibles escaladores que debaten si intentar e l Cerro , sino también a los gobiernos que debaten si impone n restricciones a los escaladores.

El alcance de la escalada (y sus triunfos y tragedias asociados) en el Everest y en otros picos nepaleses ahora se puede cuantificar con precisión accediendo a la base de datos del Himalaya (himalayandatabase.com “HD”), que se basa en en los registros de entrevistas de archivo de la difunta Sra. Elizabeth Hawley [4]. HD cubre todos los intentos conocidos en 468 picos nepaleses y fronterizos (incluido el monte Everest) desde 1905 hasta la primavera de 2019. HD actualmente registra información detallada sobre 10,363 expediciones, 60,162 escaladores y 28,587 porteadores de gran altitud. HD se actualiza dos veces al año y está disponible gratuitamente.

Varios estudios han utilizado a HD para evaluar los éxitos del montañismo y sus riesgos [5 – 10] (se enumeran referencias adicionales en el sitio web de HD). Por ejemplo, [11] analizamos previamente las relaciones de edad y sexo en las tasas de "éxito" (= alcanzar la cima), de "éxito completo" (alcanzar la cima y regresar a salvo al campo base) y de muerte de montañistas en el Everest. Ese análisis, que se centró en 2211 escaladores que hicieron su primer intento e n el Everest entre 1990 y 2005, descubrió seis patrones clave:

1. La mayoría de los escaladores eran hombres, pero la proporción de escaladores mujeres había aumentado en relación a períodos anteriores.

2. Hombres y mujeres tenían probabilidades similares de éxito, éxito total y muerte.

3. La proporción de escaladores "viejos" (≥ 60) había aumentado con respecto a períodos anteriores.

4. Los escaladores mayores de unos 40 años tenían tasas de ascenso progresivamente más bajas; y los escaladores mayores de 59 años habían aumentado marginalmente las tasas de muerte, especialmente los pocos que habían llegado a la cima.

5. Las probabilidades de éxito y de éxito total han mejorado en el período reciente, mientras que las probabilidades de muerte han disminuido ligeramente.

6. La experiencia previa en escalar un pico nepalí o fronterizo se asoció con una tasa de éxito elevada, pero no estuvo relacionada con la tasa de mortalidad.

Durante los últimos años (2006 - primavera de 2019), 3.620 escaladores adicionales (por primera vez) han intentado el Everest durante la primavera, de modo que el número total de intentos después de 1989 es 2,5 veces mayor que en nuestro estudio anterior [11]. Además, el número total de intentos de escaladores mayores de 59 años se ha multiplicado por 3,6 (56 a 200). Aquí aprovechamos estos datos ampliados para echar un vistazo fresco y actualizado al montañismo en el Everest: evaluamos si nuestros hallazgos de una era anterior aún son compatibles, obtenemos el poder estadístico mejorado necesario para reevaluar el aparente aumento del riesgo que enfrentan los escaladores mayores (arriba), y proporcionar a los escaladores, sus familias y las agencias de permisos patrones estadísticos contemporáneos del montañismo en el Everest. Por supuesto, los datos retrospectivos y descriptivos no permiten la asignación de factores causales detrás de estos patrones descriptivos; pero, no obstante, podemos discutir varios f actores que pueden estar involucrados.

Materiales y métodos
Fuentes de datos y exclusiones.

Los datos de montañismo analizados aquí fueron juntados durante cinco décadas por Elizabeth Hawley (fallecida en 2018), pero fueron recopilados principalmente por Billi Bierling y sus colegas desde 2016. Los registros originales escritos se obtuvieron a través de entrevistas en Katmandú o correspondencia y se convirtieron a The Himalayan Database por Richard Salisbury. Para las expediciones de escalada en Nepal, los registros deben estar completos, ya que los registros de las entrevistas se comparten y se comparan con las listas de permisos oficiales del Ministerio de Turismo. La mayoría de las expediciones de escalada en China comienzan y terminan en Katmandú; y los registros para estos deben estar completos. Algunas expediciones comerciales comienzan y terminan en el Tíbet, y los registros de estas deben ser en gran parte completados por los clientes miembros (ver más abajo).

Descargamos datos de escaladores que intentaron el Everest entre 1922 y la primavera de 2019. Sin embargo, para la mayoría de los análisis, comparamos los datos de 1990 - 2005 con los de 20 06 - 2019. Excluimos datos de años anteriores [períodos "exploratorios" y "expedicionarios", 7] porque las técnicas de escalada, el equipo y los pronósticos meteorológicos estaban menos desarrollados que en la actualidad.

Recopilamos datos de los "miembros", es decir, los escaladores que figuran formalmente en los permisos de escalada de expedición y que intentarán llegar a la cima. Como en nuestro estudio anterior [11], consideramos solo a los miembros que hacen su primer intento en el Everest, evitando así la no independencia. Además, excluimos a los porteadores y asistentes de gran altitud (a menudo llamados "sherpas" o "contratados"), que a menudo no intentaban llegar a la cima, para quienes la edad a veces se desconoce y para quienes los registros están incompletos en algunas expediciones en el Tíbet. Comenzando con una base de registros de 14,537 miembros (1921 - 2019 inclusive), luego excluimos progresivamente a 1,395 miembros que no escalaron o no tenían la intención de llegar a la cima ("msmtterm" = 17 en HD), 18 miembros con asignaciones especiales (p. Ej., Líder del campamento base, equipo de cine, director de prensa), 44 miembros en expediciones de esquí, 24 miembros que intentan atravesar la cumbre (es decir, del Tíbet a Nepal o viceversa) y 358 miembros con edades desconocidas. Esto dejó 12,698 intentos.

Para nuestro subconjunto principal, eliminamos 2.108 miembros que escalaron antes de 1990, 3.232 miembros que no estaban escalando por primera vez en el Everest, 826 miembros que escalaron en tempor adas distintas a la primavera [12] y 677 miembros que utilizaron rutas no comerciales [es decir, todas las rutas que no sean estas (Nepal: Colina S - SE Ridge; Tibet: Colina N - NE Ridge, N Col - N Ridge, N Col - NE Ridge)]. Con poca frecuencia se intentan otras estaciones y otras rutas, ya que son relativamente difíciles y peligrosas [6, 7, 12]. Finalmente, excluimos todos los registros (261) para 2014, cuando el lado nepalí se cerró después de que una avalancha mató a 16 porteadores de altura , y para 2015 (270 registros), cuando la montaña se cerró nuevamente después de un terremoto. La muestra restante incluyó a 5.324 escaladores (1.916 para 1990 - 2005; 3.408 para 2006 - 2019). Se conocían la edad y el sexo de todos los individuos.

Para analizar si la causa de la muerte de los miembros difería según el sexo o la edad, dividimos las asignaciones de HD de "grupos de muerte" en cuatro grupos: (1) enfermedad o no traumatismos (enfermedad aguda de la montaña, agotamiento, exposición / congelación, otras enfermedades (no - Acute Mountain Sickness)), (2) caída (caída, grieta), (3) 'peligro objetivo' (avalancha, caída de roca / hielo, colapso de una cascada de hielo), u (4) otro (Desaparición (inexplicable), otro, desconocido ). [Nota: [6] utilizó categorías alternativas.] Reclasificamos dos muertes (Z. Miletic, M. P. Maslarova) de “otras” a “enfermedad”, según las notas de expedición y miembros en HD. Para analizar si la probabilidad de diferentes causas cambiaba con la edad, excluimos las “otras” muertes restantes (como poco informativas) y usamos regresión multinomial [13]. Sin embargo, la inclusión de "otras" muertes no afectó los patrones (no se muestran los análisis).

Métodos estadísticos

Nuestros objetivos principales son determinar no solo las tasas generales de éxit o, éxito completo y muerte en el Everest, sino también evaluar si esas tasas han cambiado con el tiempo y si esas tasas parecen estar influenciadas por covariables sociodemográficas clave [edad, sexo, país anfitrión y experiencia previa (es decir, si los escaladores habían intentado anteriormente un pico nepalés distinto del Everest)]. El primer objetivo es sencillo, pero el segundo no. Nuestro análisis anterior [11] utilizó un modelo aditivo generalizado (GAM) [14] para evaluar si las tasas de éxito o de muerte variaban con las covariables. Nuevamente usamos un modelo GAM para los nuevos datos (2006 - 2019), pero agregamos un modelo de coeficiente dinámico separado que puede evaluar si los efectos de las covariables han cambiado con el tiempo (ver más abajo). Estos dos enfoques son complementarios y nos permiten determinar patrones y cambios generales a lo largo del tiempo.

El modelo GAM anterior [11] incluía la edad de un escalador mediante una regresión de puntos conjuntos [15] porque una exploración inicia l reveló que las tasas de éxito parecían comenzar a descender por encima de los 40 años: un GAM luego confirmó este "punto de ruptura". Cuando combinamos los datos existentes anteriores a 2006 con nuestros datos más recientes, ese mismo punto de ruptura to davía era evidente en las tasas de éxito; y nuevamente incluimos la edad a través del punto de articulación en los nuevos análisis. También se utilizó un GAM para analizar la dependencia de la edad de las tasas de mortalidad, pero aquí no se evidenció ni s e utilizó ningún punto conjunto. El ajuste del modelo se realizó utilizando el paquete “mgcv” [16].

Al realizar el análisis GAM semiparamétrico, notamos que el efecto del año sobre el éxito era discontinuo y, a veces, variaba enormemente de un año a otro, probablemente reflejando diferencias en el clima y las condiciones. Debido a que tratar el año como una variable continua era inapropiado, desarrollamos otra forma de evaluar cómo cambiaban los efectos de otras covariables a lo largo de los años. Este mod elo de coeficiente dinámico (DCM) inicialmente separa los datos de ascenso por año, estima el modelo por separado para cada año y luego examina si los coeficientes estimados (arriba) muestran tendencias temporales. Por ejemplo, con los avances metodológico s modernos, ¿la experiencia es tan beneficiosa para el éxito como solía ser?

El enfoque DCM puede evaluar patrones temporales, pero tiene limitaciones. En primer lugar, analizar los datos por año en lugar de por período (temprano frente a reciente) reduce el tamaño de la muestra y, por lo tanto, aumenta los errores estándar. En segundo lugar, las curvas de coeficientes resultantes se obtienen mediante un suavizado lineal local, que es sensible a los puntos extremos en los límites [17]. En consecuencia, nos enfocamos en interpretar la forma general de la parte interior de la curva (es decir, el rango medio de 1995 a 2015). Tenga en cuenta que el signo y la tendencia de las curvas son más significativos que los valores específicos de los propios coeficientes, ya que la magnitud de un coeficiente cambia con la escala de medición. Por ejemplo, los coeficientes de edad cambiarían nominalmente si mediéramos la edad del escalador en días en lugar de años, pero el signo y la tendencia de las curvas permanecerían consistentes.

Para implementar DCM, primero debemos abordar algunos problemas específicos de DCM. Excluimos 1996 (el año del desastre de “Into Thin Air”), que fue una clara anomalía. Además, los años 1991, 1992, 1994 y 2008 fueron excluidos porque estos años tenían todos los escaladores hombres o todos los escaladores usaban solo rutas nepalesas, haciendo imposible el ajuste del modelo. Como se señaló anteriormente, también excluimos 2014 y 2015. Por último, utilizamos la prueba de chi - cuadrado de Pearson sob re los efectos del hacinamiento en las tasas de éxito y muerte en los últimos años. El modelado estadístico se realizó en R (R Core Team 2019).

Resultados y discusión

Cambios de sexo y estructura de edades

Entre 1953 y 1989, la mayoría de los escaladores ("miembros") eran hombres: solo el 4,5% eran mujeres (Tabla 1). Sin embargo, el porcentaje de intentos de mujeres ha aumentado significativamente (P <0,001) y alcanzó el 9,1% en 1990 - 2005 y subió al 14,6% en 2006 - 2019. Aunque los hombres contin úan superando en número a las mujeres en otros picos nepaleses, las discrepancias sexuales allí también se están erosionando lentamente.


La mayoría de los escaladores en el período inicial eran jóvenes (82,0% <40 años), y pocos eran de mediana edad o mayor es (17,9% para la edad = 40 - 59, 0,1% para ≥ 60). El porcentaje de intentos de escaladores de mediana edad y de escaladores mayores ha aumentado significativamente (p = 2,2 x10 - 16 y 1,3 x10 - 5, respectivamente) y alcanzó el 36,5% y el 2,2%, respectivamente, para 1990 - 2005 y luego el 49,5% y 4,6%, respectivamente, para el período reciente. Por lo tanto, más de la mitad de los escaladores recientes son de mediana edad o mayores (es decir, ≥ 40).

La diversidad de escaladores en el Everest, por sexo o por edad, ha aumentado claramente con el tiempo (Tabla 1), continuando una tendencia señalada anteriormente [11]. Las tendencias comparables son evidentes en los análisis de escaladores en otros picos nepaleses y fronterizos [7], así como en Denali, Alaska (6194 m) [18]. Sin embargo, los porcentajes de género en los picos altos todavía están lejos de la paridad [10].

Los datos retrospectivos no permiten un análisis causal de estos cambios históricos, que se ven confundidos por muchos factores [6, 10]. Aun así, el ca mbio en la proporción de sexos en el Everest y otros picos altos [7, 18] probablemente refleja la mayor participación de las mujeres en muchos deportes en las últimas décadas [19]. La ampliación de la estructura de edades puede estar ocurriendo porque muchas personas mayores contemporáneas son más saludables y más activas que en el pasado [20], y tal vez porque las personas mayores pueden afrontar mejor los compromisos económicos y de tiempo de una expedición al Himalaya [7, 21].

Cambios en las tasas generales de éxito y de éxito total

Las tasas generales de éxito (cumbre) y de éxito completo (cumbre y regreso al campamento base con vida) han aumentado dramáticamente en las últimas dos décadas. De hecho, las tasas de éxito para 2006 - 2019 son esencialmente el doble de las de 1990 - 2005.


Es probable que varios factores estén involucrados en el marcado salto en la tasa de éxito (Figura 1, Tabla 2). Es importante destacar que los objetivos de los escaladores individuales han cambiado con el tiempo. Durante el pe ríodo "expedicionario" de escalada 1952 - 1969, 7, p. 5], las expediciones eran grandes y estaban diseñadas para ayudar a algunos escaladores a llegar a la cima. En consecuencia, muchos miembros tenían funciones de apoyo y, por lo tanto, tenían pocas o ningu na posibilidad de llegar a la cima. Pero en períodos recientes, la mayoría de las expediciones han sido pequeñas y la mayoría de las personas están intentando llegar a la cima. Por estas razones, las tasas de éxito deberían elevarse después de ~ 1990.

Sin embargo, un cambio en las metas no explica el notable aumento de las tasas de éxito desde 1990 - 2005. Ese aumento reciente probablemente refleja una mejor predicción del tiempo, la presencia de cuerdas fijas en gran parte de la ruta, la experiencia acumula da en la logística y la ruta, el equipo de oxígeno mejorado y los cambios en el uso de oxígeno [12]. Además, muchas expediciones contemporáneas son comerciales [8]; y la experiencia y los conocimientos acumulados por las empresas comerciales pueden mejorar las tasas de éxito de todos los escaladores, incluso los que no participan en una expedición comercial. Potencialmente, el número relativo y la experiencia de los porteadores de gran altitud que ayudan a los escaladores pueden ser más que en el pasado (al gunos porteadores participan en muchas expediciones), lo que también mejora el éxito del cliente. Por otro lado, la aglomeración contemporánea en lo alto del Everest (abajo) bien podría reducir las tasas de éxito individual (pero ver abajo).

Sexo y tasas de éxito

En nuestro análisis anterior [11], las mujeres y los hombres tenían tasas de éxito casi idénticas y de éxito completo. Ese patrón es válido para el censo reciente y está respaldado por una prueba que empareja las tasas de éxito de mujeres frente a hombres por año (prueba de rango con signo de Wilcoxon, p = 0,9168, bilateral).

La similitud de las tasas de éxito para mujeres y hombres también se ha documentado en una encuesta conjunta de todos los picos nepaleses para 1990 - 2009 [tabla A - 30 en 7]. Sin embargo, los hombres tienen tasas de éxito más altas que las mujeres en algunos picos en Nepal y en otros lugares [7, 18], y los hombres superan a las mujeres en los deportes olímpicos compartidos [22]. Los hombres y las mujeres tienen diferentes capaci dades morfológicas y fisiológicas [22], pero esas diferencias no parecen afectar las tasas de éxito en hombres y mujeres en el Everest, al menos en las rutas comerciales. Alguna evidencia sugiere que hombres y mujeres pueden tener capacidades fisiológicas y resistencias similares en el frío y la hipoxia [23 - 27].

Tasas de edad y éxito

En nuestro análisis para 1990 - 2005 [11], la tasa de éxito fue esencialmente plana con la edad hasta alrededor de los 40 años y luego disminuyó progresivamente (línea roja en la Figura 2). Este patrón cualitativo se mantiene para 2006 - 2019 (azul en la Fig. 2): la tasa de éxito de los escaladores mayores volvió a disminuir con la edad después de los 40 (en un 1,1% / año, p ≈ 0). Es importante destacar que los escaladores recient es mayores de 59 años llegaron a la cima solo la mitad de las veces que lo hicieron los escaladores más jóvenes (33,3% frente a 63,7%). No obstante, los escaladores de todas las edades muestran un marcado aumento en la tasa de éxito desde el período anterior (1990 - 2005). De hecho, la tasa marginal de ascenso se ha duplicado esencialmente para los escaladores menores de 40 años (36,0% a 69,1%, p ≈ 0), así como para los de 40 años o más (27,6% a 57,4%, p ≈ 0).

La dependencia de la edad de las tasas de éxito completo (cumbre y supervivencia) es paralela a la tasa de éxito. En ambos períodos, las tasas de éxito completo de escaladores mayores de 39 años disminuyeron con la edad. Aun así, los escaladores recientes, tanto jóvenes como mayores, tuvieron tasas marg inales más altas que los escaladores anteriores de edades comparables (menores de 40 años: 68,7% frente a 35,2%, p <2,2x10 - 16; 40 años y más: 55,7% vs. 25,6%, p <2,2x10 - 16), cuando los datos están estandarizados por grupo de edad.

La disminución en la tasa de éxito de los escaladores de edad en la muestra reciente es cualitativamente consistente con los hallazgos previos para 1990 - 2005 en el Everest [11] y, en general, con los datos de otros picos nepaleses y fronterizos [7]. De manera similar, los esca ladores mayores tienen tasas de éxito relativamente más bajas en Denali (6194 m) [18] y sugestivamente en Kilimanjaro (5895 m) [28]. Los escaladores mayores pueden tener tasas de éxito relativamente bajas ya sea por razones físicas [por ejemplo, pueden ten er capacidades fisiológicas reducidas, 29] o por razones de comportamiento [por ejemplo, pueden ser más reacios al riesgo) 11]. Tenga en cuenta que los escaladores japoneses muy mayores tienen tasas de éxito mucho más altas que los escaladores de edad comparable de otros países [véase 7, p. 94].

Experiencia, país anfitrión y tasas de éxito

La experiencia previa en grandes alturas puede aumentar la probabilidad de llegar a la cima [9, 11]. HD registra solo si los individuos habían intentado otro pico nepalés o fronterizo antes de intentar el Everest, pero no si habían intentado picos altos en otros lugares (por ejemplo, Karakorum, Alaska, Andes). Aun así, los escaladores con experiencia en Nepal tuvieron tasas de éxito más altas que aquellos sin experiencia en los períodos de tiempo actual (67,6% frente a 61,5%, p ≈ 0) así como en el anterior (40,9% frente a 28,1%, p ≈ 0). [11].

Este patrón podría reflejar los beneficios directos de la experiencia [8, 9, 11, 30]. Alternativamente, podría simplemente reflejar la autoselección: es decir, los escaladores que primero fallaron en un pico más bajo podrían entonces estar menos inclinados a intentar el Everest que un escalador que tuvo éxito en un pico más bajo [11]. Por el contrario, los escaladores que no ten ían experiencia en picos más bajos antes de intentar el Everest no habrían tenido la oportunidad de autoevaluarse y, por lo tanto, incluirían a algunos que podrían no tener buen desempeño a gran altitud.

¿Podría la mayor tasa de éxito de los escaladores recientes reflejar una experiencia potencialmente mayor de los escaladores recientes, en comparación con los anteriores? Aparentemente no, ya que los escaladores recientes (2006 - 2018) en realidad tenían significativamente menos experiencia que los escalador es anteriores (30,7% (recientes) frente a 37,7% (1990 - 2005), x2 = 17,78, p ≈ 0). Es más probable que la experiencia importe menos ahora que antes (consulte el "modelo de correlación dinámica" a continuación).

Los escaladores recientes tienen algo más de probabilidades de tener éxito al escalar en Nepal que en China (65,8% frente a 58,4%, p ≈ 0), en consonancia con un análisis anterior [12]. Este resultado fue respaldado por el GAM, que arrojó un coeficiente de hospedador altamente significativo (p ≈ 0), p ero no por una prueba que emparejó las tasas de éxito por año (prueba de rango con signo de Wilcoxon, p = 0,1234). Tener en cuenta que el coeficiente de hospedante no fue significativo (p = 0.28) en el GAM para 1990 - 2005 [11], lo que sugiere que los efectos de las covariables han cambiado con el tiempo. Volvemos a este tema en el contexto de nuestro modelo de correlación dinámica a continuación.

Éxito: patrones interanuales (modelo de correlación dinámica)

Debido a que las tasas de éxito variaron notablemente entre estos años, desarrollamos un nuevo Modelo de correlación dinámica, que examina si las covariables tienen efectos consistentes sobre el éxito entre estos años (ver Métodos). Los resultados se representan como valores de coeficientes anuales y curvas suavizadas a lo largo de los años. Los coeficientes positivos indican que la covariable y la tasa de cumbre se relacionaron positivamente ese año.

La probabilidad de que un escalador "genérico" alcance la cima en un año determinado se indica mediante el coeficiente de intercepción de cada año. La pendiente general de la curva de intercepción versus año es positiva, lo que indica que la tasa de éxito del escalador aumentó con el tiempo, de acuerdo con el análisis GAM (arriba).

Un coeficiente de sexo positivo indicaría que las mujeres tenían más probabilidades de alcanzar la cima que los hombres en un año determinado. Sin embargo, la curva de sexo ronda el cero, lo que implica que las mujeres y los hombres tuvieron tasas de éxito similares en todos los años, de acuerdo con el análisis GAM (arriba). Las tasas de éxito similares de mujeres y hombres se respaldan aún más porque la región de confianza encierra completamente la línea nula (discontinua).

La curva de experiencia es positiva (por lo tanto, la experiencia mejora la tasa de éxito) pero está disminuyendo, lo que implica que el efecto positivo de la experiencia ha disminuido con el tiempo. Por ejemplo, el efecto positivo de la experiencia en el éxito de la cumbre en 2018 (~ 0,4) fue aproximadamente la mitad de lo que era hace 25 años (~ 0,8).

Los coeficientes de edad y del exceso de edad por encima de los 40 (la variable "mayores de 40 años", que es la edad de los escaladores mayores de 40 menos 40, Fig 3E) son predominantemente negativos (salvo un efecto de límite derecho en la curva de edad), reflejando las tasas más bajas de cumbre para los escaladores mayores, como se encuentra en el análisis GAM. Cuando se ignoran los años límite, las curvas de edad y "mayores de cuarenta" son relativamente constantes, lo que sugiere que la edad tiene efectos negativos consistentes en la tasa de éxito, independientemente de las condiciones del Everest en un año determinado.

Un coeficiente de patrón positivo (Fig. 3F) indicaría (arbitrariamente) que la tasa de éxito fue mayor en una ruta china que en una nepalí en un año determinado. Sin embargo, el interior de la curva del coeficiente para el patrón (China vs. Nepal) es mayormente negativo, lo que indica que entre 2000 y 2015, los escaladores del lado nepalí tuvieron tasas de ascenso mayores que los de China. Sin embargo, después de 2015, la curva se vuelve ligeramente positiva, lo que sugiere que el efecto del patrón podría inclinarse a favor de China o que está involucrada la volatilidad de los límites (ver Métodos).

Tasas de mortalidad

Las tasas generales de muerte han disminuido entre períodos de tiempo (Fig. 1; Tablas 2 y 3, p = 0.0456), aunque el cambio es pequeño (1.6% temprano vs. 1.0% reciente). Las tasas generales de mortalidad en el período reciente son similares para hombres y mujeres (Tabla 2), son independientes de la experiencia (p> 0.3 para ambos sexos), pero son marginalmente más altas en las rutas chinas que en las rutas nepalesas (1.5% vs 0.7%, p = 0,054). Estos patrones son cualitativamente similares a los de 1990 - 2005 [1 1]. La independencia de la tasa de mortalidad de la experiencia en Nepal es consistente con un estudio de todos los picos nepaleses para 1970 – 2010 [8] y un análisis de escaladores de élite en picos de 8000 m [9].


Las tasas generales de muerte aumentaron con la edad en el período reciente (GAM, p = 0,0003), como en el grupo anterior. Por ejemplo, los escaladores mayores de 59 años tenían tasas de mortalidad significativamente más altas que los escaladores más jóvenes (4,1% frente a 0,9% para los escaladores más jóvenes, p ≈ 0, índice de riesgo = 4,72, IC del 95%: 1,98 - 11,22), de acuerdo con los patrones de 1990 – 2005 [11], pero basado en un grupo mucho mayor de escaladores mayores (148 frente a 52) y por lo tanto con mayor poder estadístico. Las curvas de probabilidad de muerte para las muestras tempranas y recientes comparten una forma similar, diferenciándose principalmente por un desplazamiento horizontal. Una estimación natural de este desplazamiento es la que mejor alinea las dos curvas de acuerdo con su distancia L2 [31]. Una búsqueda en la cuadrícula sobre un rango de cambios sugiere que los efectos adversos de la vejez parecen posponerse alrededor de 11,5 años para los escaladores recientes. Por ejemplo, un escalador genérico de 60 años de la muestra r eciente tiene aproximadamente la misma probabilidad de muerte que un escalador genérico de 48,5 años de la muestra inicial. Este cambio es un poco más pronunciado (por una suma de un año adicional) para los escaladores mayores: un genérico de 75 años en un a expedicion reciente tiene aproximadamente la misma probabilidad de muerte que un genérico de 62,3 años en una expedicion anterior.


La mayoría de las muertes en el Everest ocurren en lo alto de la montaña [6], y las tasas de mortalidad de los escaladores que descienden de las cumbres del Himalaya suelen ser altas [7]. Para los escaladores recientes del Everest, el 61,7% de todas las muertes ocurrieron después de la cumbre, a pesar de que el tiempo dedicado al descenso es una pequeña fracción del tiempo total en la montaña [7]. En la muestra anterior, solo el 46,9% de todas las muertes ocurrieron después de la cumbre, aunque la mayor proporción de muertes en descenso no es significativa en la nueva muestra (p = 0,3336). La tasa de mortalidad en descenso , com o la tasa de mortalidad general, no ha variado mucho con el tiempo desde la década de 1990, pero los efectos adversos de la vejez ahora se posponen unos 15 años.

Debido a que relativamente pocos escaladores mayores alcanzan la cumbre, donde ocurren la mayoría de las muertes, una comparación de las tasas de mortalidad generales de jóvenes versus ancianos (p. Ej., Fig 4) probablemente subestima los riesgos que enfrentan los escaladores mayores que llegan a la cumbre [11]. En consecuencia, realizamos un análisis de riesgo separado que consistía solo en escaladores que sumaban (n = 2790) y, por lo tanto, estaban expuestos al mismo riesgo. En un análisis de GAM condicionado a una cumbre exitosa, las tasas de mortalidad en descenso fueron independientes del sexo (hombres 1.4%, mujeres 0.9%, p> 0.8) y de la experiencia (p = 0.09), pero fueron marginalmente más altas en China (China 2.0%, Nepal 0,9%, p = 0,035). Al igual que con las tasas de mortalidad generales, las tasas de mortalidad en descenso aumentaron gradua lmente con la edad (Figura 5, p = 0,005). Es importante destacar que los escaladores mayores de 59 años tuvieron tasas de mortalidad mucho más altas durante el descenso que los escaladores más jóvenes (10,5% vs 1,1%, p ≈ 0; razón de riesgo 10,4, IC del 95% : 4,15 - 22,13), como en el período de tiempo anterior [11]. Estos hallazgos son incompatibles con la propuesta de que los escaladores de edad avanzada (específicamente los sexagenarios que usan oxígeno suplementario) pueden escalar picos de 8000 m de forma segura [30].

Edad y causas de muerte

Se han cuantificado las causas de muerte en el Everest [6], pero no por sexo ni por edad. Entre 1990 y 2019, 119 miembros en total (es decir, sin limitarse a los escaladores primerizos) murieron en el Everest en primavera. De estos, la causa de muerte (enfermedad, caída o "peligro objetivo" como avalancha o desprendimiento de rocas) podría asignarse a 111 muertes (Métodos). Debido a que pocas mujeres murieron durante este período (N = 11), no separamos mujeres y hombre s. La mayoría de las muertes asignadas fueron por enfermedad y no traumatismos (enfermedad = 68,4%, caída = 26,1%, peligro = 5,4%).

Usamos regresión multinomial [13], estableciendo “enfermedad” como la categoría de línea de base para evaluar si la causa d e muerte cambió con la edad del escalador. El coeficiente de "caída" fue negativo ( - 1,968), lo que sugiere que (de los escaladores que murieron por enfermedad o por caídas) los escaladores mayores tenían marginalmente más probabilidades de morir por enferm edad (P = 0,0490). En efecto, un escalador mayor genérico tenía aproximadamente el doble de probabilidades de morir por enfermedad en comparación con un escalador mayor genérico que tenía unos 17 años menos. El coeficiente de “peligro” también fue negativo ( - 0,623) pero no significativo (P = 0,5335), lo que sugiere que la edad no fue un predictor de muerte por peligro versus muerte por enfermedad. Sin embargo, una clasificación de muerte en alturas extremas a veces no es confiable [6]: un escalador puede morir literalmente al caer pero cuya caída fue causada por deterioro cognitivo o ataxia [6]. Por tanto, los patrones informados son sugerentes.

Un equipo de expertos médicos [6] clasificó las muertes de miembros del Everest para 1921 - 2006 y registró más mue rtes por traumatismos (54,0%: peligros objetivos más caídas) que por no traumatismos (46,0%: enfermedades de gran altitud, hipotermia, muerte súbita, sin clasificar). Las muertes traumáticas fueron más comunes que en nuestra encuesta, lo que sugiere que l a frecuencia de las clases de muerte puede haber cambiado a lo largo de la historia de la escalada en el Everest. En una encuesta de todos los picos nepaleses para 1950 - 2009, el 48,6% de las muertes clasificables se debieron a caídas (incluidas las grietas ), el 24,2% de las muertes se debieron a enfermedades y no traumatismos y el 27,2% a peligros objetivos [7]. En el “Everest ER” (sala de emergencias) en el campamento base de Nepal, el 85,3% de las 3045 visitas (no muertes) de montañistas y algunos excursionistas (2003 - 2012) fueron por 'razones médicas' y solo el 14% fueron por traumatismos [ 32], pero no se analizaron los patrones de edad y sexo.

Efectos de hacinamiento y hacinamiento

El número de intentos anuales de cumbre en el Everest sigue aumentando y las rutas principales están cada vez más concurridas. De hecho, el número promedio de escaladores que realizan intentos de cumbres por encima del campamento alto se ha multiplicado por cuatro desde nuestra encuesta anterior. El hacinamiento en el Everest ha recibido atención de las asociaciones de montañismo, los medios de comunicación y los gobiernos de Nepal y China. Aquí cuantificamos la tendencia de aumento del hacinamiento y proporcionamos una mirada preliminar a su efecto sobre el éxito y la muerte. Nos enfocamos en los escaladores que hicieron un intento de cumbre por encima del campamento alto, donde las rutas son estrechas, constreñidas y abarrotadas, y donde tanto los escaladores ascendentes como los descendentes deben usar la misma cuerda.

Los escaladores que llegan a un campamento alto deben sopesar varios factores (clima, condiciones de nieve, riesgo de avalancha) al decidir hacer un intento de cumbre. Si las condiciones desfavorables persisten durante varios días, los escaladores pueden acum ularse en campamentos alto s antes de hacer sus intentos juntos cuando las condiciones finalmente mejoren. Para cuantificar cómo ha cambiado el hacinamiento a lo largo de los años, determinamos el número total de escaladores (miembros más porteadores de gran altitud) que realizan un intento de cumbre en el día más concurrido de cada año. El hacinamiento fue limitado hasta principios de la década de 1980, pero luego comenzó a aumentar exponencialmente. ¡El 23 de mayo de 2019, 396 escaladores hicieron intentos a cumbre!

¿El aumento de la aglomeración afecta las probabilidades de éxito y de muerte? Una creencia razonable es que el hacinamiento ralentizará los ascensos y descensos, aumentará el tiempo en la "zona de muerte" y, por lo tanto, disminuirá las probabilidades de éxito pero aumentará las de muerte. Probar estas creencias es un desafío y está más allá del alcance de este documento. Sin embargo, proporcionamos una prueba inicial para examinar las correlaciones anuales entre las tasas y el hacinamiento. No s centramos en los dos años más recientes.

En 2019, los escaladores realizaron intentos a la cumbre en 13 días, y el 65,9% lo hicieron en solo dos días (22 - 23 de mayo). Clasificamos estos dos días como "concurridos". Ni la probabilidad de llegar a la cima (92,4% en días con mucha gente, 90,5% con poca gente) ni la probabilidad de morir (1,0% con mucha gente, 1,2% con poca gente) fueron significativamente diferentes (ambos p = 1,0).

En 2018, los escaladores hicieron intentos a cumbre en 11 días, y el 58,2% lo hicieron en cuatro días (16 - 19 de mayo). La probabilidad de cumbre no difirió (p ≈1.0) entre días con mucha gente (91,1%) y días con poca gente (95,3%). Ningún escalador murió haciendo un intento a cumbre en 2018.

Estos resultados son contrarios a la expectativa de que aglomerarse en lo alto del Everest reducirá el éxito y aumentará el riesgo de muerte. En los dos ejemplos (2018 - 19) que se muestran aquí, las tasas de éxito y mortalidad no se pueden distinguir entre días con mucha gente y con poca gente. Es casi seguro que el hacinamiento ralentizará a los escaladores, pero cualquier efecto negativo del hacinamiento puede quedar enmascarado por los beneficios de esperar en un campamento alto y luego hacer un intento de cumbre solo cuando las condiciones parecen adecuadas (clima, nieve).

Observaciones finales e implicaciones

Aquí presentamos patrones recientes (2006 - 2019) de éxito y tasas de mortalidad en el Everest, así como también evaluamos si esos patrones han cambiado con respecto a los de 1990 - 2005. A pesar de la marcada variación de las tasas de un año a otro, algunos patrones son conspicuos y son cualitativamente similares a los documentados para el Everest para 1990 - 2005 [11] y para otros picos nepaleses [7]. Sin embargo, las diferencias cuantitativas son sorprendentes. Aquí destacamos varios patrones clave y discutimos sus implicaciones para los escaladores y para las agencias que determinan las regulaciones de escalada.

La probabilidad de llegar a la cima ha aumentado drásticamente. De hecho, las probabilidades generales de éxito y de éxito total en 2006 - 2019 son esencialmente el doble de las estimadas para 1990 - 2005. Aproximadamente dos tercios de los escaladores que subieron por encima del campo base alcanzaron la cima en la muestra reciente. Las posibles razones de este cambio se evalúan anteriormente.

Las mujeres son una pequeña pero creciente proporción de montañistas del Everest, y las mujeres y los hombres tienen tasas de éxito y mortalidad muy similares en primavera en las rutas comerciales, como fue el caso en nuestra muestra anterior [11] y para los picos nepaleses en general [7]. No se ha estudiado si las mujeres y las principales tienen tasas similares para otras temporadas y rutas y requerirá tamaños de muestra más grandes q ue los disponibles actualmente.

Más escaladores mayores están intentando el Everest. En las primeras décadas posteriores al primer ascenso (1953), la mayoría de los escaladores eran menores de 40 años; pero a partir de entonces la distribución por edades se ha ido ampliando progresivamente en el Everest [11], así como en otros picos nepaleses [7]. En particular, las proporciones de escaladores "ancianos" y "muy ancianos" han ido en aumento. Pero en relación con los escaladores jóvenes (<40 años), estos escaladores mayores tienen menos posibilidades de llegar a la cima, así como mayores posibilidades de morir, especialmente si habían llegado a la cima. Aun así, los escaladores genéricos de 60 años casi duplicaron la tasa de éxito en 2006 - 2019 en comparación con escaladores de edad comparable en 1990 - 2005 (Figura 2). Además, el umbral de edad en el que aumenta el riesgo de muerte se ha desplazado a una edad más avanzada; y la probabilidad de morir por enfermedad aumenta marginalmente con la edad.

Estos patrones son directamente relevantes para los debates actuales sobre si se deben imponer restricciones de edad a los escaladores que intentan el Everest (un límite superior propuesto para Nepal es 75). Nuestros datos demuestran que la vejez es una desventaja tan to para el éxito como para las tasas de mortalidad en el Everest. Sin embargo, la vejez no es una barrera absoluta para la cumbre: de hecho, los escaladores de edad avanzada (≥ 60) en nuestra muestra reciente tienen tasas de éxito marcadamente más altas que los escaladores de edad comparable hace unas pocas décadas (Figura 2). Yuichiro Miura (Japón) incluso llegó a la cima a los 80 años (su quinta vez en la montaña y su tercera cumbre en el Everest), aunque necesito que lo bajaran desde un campamento alto (registros en HD). Min Bahadur Sherchan (Nepal) tenía 85 años cuando intentó romper el récord de Miura, pero murió en el campo base. En cualquier caso, debido a que solo el 0.07% de los escaladores (n = 3) en la última década tenían más de 75 años, cualqui r restricción impuesta a edades más jóvenes tendrá poco impacto en el hacinamiento o en las muertes en general.

Los datos de montañismo son descriptivos y retrospectivos, por lo que cierta confusión puede sesgar patrones. Por esa razón, analizamos los imp actos de las variables sociodemográficas clave (edad, sexo, ruta de escalada, año y experiencia previa en gran altitud) que son tasas de influencia conocidas en el Everest [5, 7, 11]. Otros factores podrían influir en estas tasas. Por ejemplo, el oxígeno suplementario aparentemente afecta las tasas de éxito y muerte [5, 7]. No lo analizamos aquí porque más del 95% de todos los intentos de cumbre involucran oxígeno suplementario [33]. Se desconoce si los cambios en el uso de oxígeno suplementario podrían haber ayudado a elevar las tasas de éxito: algunos escaladores están comenzando a usar oxígeno suplementario más abajo en la montaña y algunos están usando tasas de flujo elevadas (Eric Simonson, comunicación personal). El tamaño del equipo y el número relati vo de asistentes a gran altitud pueden ser importantes, pero los equipos contemporáneos se fusionan y trepan juntos en las rutas principales y, por lo tanto, no son independientes. Las expediciones comerciales frente a las no comerciales tuvieron tasas de mortalidad similares [8], y ambos tipos también se fusionan en las mismas rutas. Otros factores de confusión (p. Ej., Liderazgo del equipo, clima, nacionalidad, genética, uso y tipo de medicamentos, exposición al ozono) podrían examinarse potencialmente en estudios futuros [7, 28, 34 - 36].
Finalmente, la supuesta inexperiencia de muchos escaladores contemporáneos del Everest ha recibido mucha publicidad en los medios de comunicación, lo que genera preocupaciones de que la inexperiencia aumente las tasas de mortalidad. El parlamento nepalés pospuso recientemente una decisión sobre la restricción de permisos solo a aquellos que hayan alcanzado al menos un pico nepalés de más de 6500 m. Nuestros análisis confirman que los escaladores en 2005 - 2019 tenían menos ex periencia en grandes altitudes (en Nepal) que los escaladores en 1990 - 2005. Sin embargo, el efecto de la experiencia previa sobre las tasas de éxito es pequeño y ha disminuido en los últimos años, posiblemente debido a una mayor dependencia de las expediciones comerciales. Más importante y algo sorprendente, la experiencia no estuvo relacionada con las tasas de muerte en nuestras muestras actuales y anteriores, en un estudio exhaustivo de los picos nepaleses [8], y también en un análisis detallado de montañ istas de élite [9]. La implementación de esta restricción propuesta reduciría sustancialmente el número de escaladores en el Everest: el 69,6% de los escaladores que recibieron permisos emitidos por Nepal (2015 - 2019) no habían alcanzado previamente un pico nepalés. Esta restricción también reduciría los ingresos extranjeros a Nepal y a todos aquellos que apoyan y son apoyados por los montañistas del Everest.

Expresiones de gratitud

Agradecemos a la fallecida Sra. Elizabeth Hawley cuyas entrevistas y esfuerzos durante muchas décadas proporcionan un archivo incomparable y rico de la historia del montañismo. Agradecemos a Eric Simonson por describir el uso contemporáneo de oxígeno suplementario en el Everest. Agradecemos a Andrew F. Read por sus constructivos comentarios.

Referencias

1. Bruce CG, editor. The Assault on Mount Everest 1922. London: Edward Arnold & Co.; 1923.

2. Hunt J. The Ascent of Everest. London: Hodder & Stoughton; 1953.

3. Shlim DR. Into thin air: deaths on Everest. JAMA. 1999;282:2212. V iew Article Google Scholar

4. McDonald B. I'll Call You in Kathmandu: The Elizabeth Hawley Story. Seattle: The Mountaineers Books; 2005.

5. Huey RB, Eguskitza X. Supplemental oxygen and death rates on Everest and K2. JAMA. 2000;284:181. pmid:10889590 View Article PubMed/NCBI Google Scholar.

6. Firth PG, Zheng H, Windsor JS, Sutherland AI, Imray CH, Moore GWK, et al. Mortality on Mount Everest, 1921 – 2006: descriptive study. Br Med J. 2008;337:a2654. pmid:19074222 View Article PubMed/NCBI Google Scholar

7. Salisbury R, Hawley E. The Himalaya by the numbers: a statistical analysis of mountaineering in the Nepal Himalaya. Kathmandu, Nepal: Vajra Publications; 2011.

8. Westhoff JL, Koepsell TD, Littell CT. Effects of experience and commercialisation on survival in Himalayan mountaineering: retrospective cohort study. Br Med J. 2012;344:e3782. View Article Google Scholar

9. Cheng EK. Is high - altitude mountaineering Russian roulette? Journal of Quantitative Analysis in Sports. 2013;9:1 – 14. View Article Google Scho lar

10. Weinbruch S, Nordby K - C. Fatalities in high altitude mountaineering: a review of quantitative estimates. High Altitude Biology and Medicine. 2013;14:346 – 59. pmid:24377342 View Article PubMed/NCBI Google Scholar

11. Huey RB, Salisbury R, Wang J - L, M ao M. Effects of age and gender on success and death of mountaineers on Mount Everest. Biol Lett. 2007;3:498 – 500. pmid:17698450 View Article PubMed/NCBI Google Scholar

12. Huey RB, Salisbury R. Success and death on Mount Everest. Amer Alpine J. 2003;45:432 – 3. View Article Google Scholar 13. Ripley B, Venables W. nnet: Feed - forward neural networks and multinomial log - linear models. 7.3 –

13 ed: CRAN; 2020.

14. Hastie TJ, Tibshirani RJ. Generalized Additive Models. London: Chapman and Hall; 1990.

15. Hastie T, Tibshirani R, Friedman J. The Elements of Statistical Learning: Data Mining, Inference, and Prediction: Springer - Verlag, New York; 2001.

16. Wood S. Mixed GAM computation vehicle with automatic smoothness estimation. 1.8 – 28 ed: CRAN; 2017.

17. Müller HG. B oundary effects in non - arametric curve estimation models. In: Havranek T, Sidak A, Novak M, editors. Compstat 1984. Wien: Physica - Verlag; 1984.

18. McIntosh SE, McDevitt M, Rodway GW, Dow J, Grissom CK. Demographic, geographic, and expedition determinants of reaching the summit of Denali. High Altitude Biology and Medicine. 2010;11:223 – 9. pmid:20919889 View Article PubMed/NCBI Google Scholar.

19. Senne JA. Examination of gender equity and female participation in sport. The Sport Journal [Internet]. 2016. Vie w Article Google Scholar.

20. Vaupel JW. Biodemography of human ageing. Nature. 2010;464:536 – 42. pmid:20336136 View Article PubMed/NCBI Google Scholar.

21. Huey RB. The economics of adventure: on the high cost of Himalayan climbing permits. The Alpine Journa l. 2001;106:155 – 69. View Article Google Scholar.

22. Millard - Stafford M, Swanson AE, Wittbrodt MT. Nature versus nurture: have performance gaps between men and women reached an asymptote? Internal Journal of Sports Physiology and Performance. 2018;13:530 – 5. pmid:29466055 View Article PubMed/NCBI Google Scholar.

23. Roach R, Kayser B. Exercise and hypoxia: performance, limits, and training. In: Hornbein TF, Schoene RB, editors. High Altitude: an Exploration of Human Adaptation. New York: Marcel Dekker, Inc.; 2 001. p. 663 – 705.

24. Schneider M, Bernasch D, Weymann J, Holle R, Bärtsch P. Acute mountain sickness: influence of susceptibility, preexposure, and ascent rate. Med SciSports Exerc. 2002;34:1886 – 91. View Article Google Scholar.

25. Wagner JA, Miles DS, Horvath SM, Reyburn JA. Maximal work capacity of women during acute hypoxia. J Appl Physiol. 1979;47:1223 – 7. pmid:536293 View Article PubMed/NCBI Google Scholar.

26. Wagner JA, Horvath SM. Influences of age and gender on human thermoregulatory responses to cold exposures. J Appl Physiol. 1985;58:180 – 6. pmid:3968009 View Article PubMed/NCBI Google Scholar.

27. Ward MP, Milledge JS, West JB. High Altitude Medicine and Physiology. London: Arnold; 2000.

28. Stokes S, Kalson NS, Earl M, Whitehead AG, Tyrrell - Marsh I, Frost H, et al. Age is no barrier to success at very high altitudes. Age Ageing. 2019;39:262 – 5. pmid:20068217 View Article PubMed/NCBI Google Scholar.

29. Burtscher M. Endurance performance of the elderly mountaineer: Requirements, limitations, testing, and training. Wiener Klinische Wochenschrift. 2004;116:703 – 14. pmid:15628639 View Article PubMed/NCBI Google Scholar

30. Kinoshita N, Yamazaki H, Onishi S, Oguma Y, Katsukaya F, Horii M. Physiological profile of middle - aged and older climbers who ascended Gasherbrum II, an 8035 - m Himalayan peak. The journals of gerontology Series A, Biological sciences and medical sciences. 2000;55A:M630 – M3.

 

 

Argentina

 

::::: Busqueda :::::

No encontrás lo que buscás? Ingresá la palabra o nombre y te mostramos en una nueva página, todos los resultados dentro de MDA.

 
... al Cielo

RSS

::::: Fuentes de información :::::

Nota original publicada en PLOS ONE, el 26 de agosto 2020 por; Raymond B. Huey, Cody Carroll, Richard Salisbury, y Jane - Ling Wang.
Traducida al español por Juan Pablo Sarjanovich para MDA
Edición general: Daniel O. Savorgnano

MDA Outdoor... la Tienda de Montañas De Argentina



Comidas Gourmet Termoestabilizadas




Instagram de MDA Outdoor
MDA, FB fan page
Seguir a MDAargentina en Twitter



... Podés hacerlo
comprando en MDA Tienda
o simplemente
haciendo una mínima Donación
desde el siguiente botón.

Donar

Muchas gracias!